Suiza advierte a las empresas que habrá cortes de luz

Un estudio del Consejo Federal de Suiza alerta de que este invierno las casas y negocios del país helvético podrían pasar 47 horas sin luz como consecuencia de la falta de suministro de electricidad en Europa. En junio la Comisión Federal de Electricidad, Elcom, ya advirtió a 30.000 empresas de que en caso de emergencia debería racionarse la energía. Inicialmente, la amenaza era a partir de 2025, pero la situación actual ha hecho saltar las alarmas.

POR QUÉ?

Hay varios factores que afectan concretamente al caso suizo, pero que también afectarán a la mayoría de países europeos.

  • El primero es la falta de suministro de gas natural, clave en la producción de electricidad, que afectará a toda Europa.
  • Esto ha supuesto que los países vecinos de Suiza estén menos dispuestos a vender su energía. Es una cuestión que afecta a otros países, como Austria, por ejemplo.
  • Para más inri, hay que tener en cuenta la reducción de la cantidad de electricidad que proporcionan los sistemas solares en invierno, como es lógico.
  • Y, todo eso, en un contexto de aumento constante de la demanda eléctrica. Por ejemplo, el crecimiento del mercado del coche eléctrico.
Foto: Diego Torres Silvestre from Sao Paulo, Brazil

Los suizos exigen a su Gobierno un acuerdo con la UE para garantizar el suministro, pero en la situación actual cada uno se preocupa por sus propios intereses y en la UE todavía hay clases. Es una cuestión que acabará afectando incluso dentro de la UE, porque si hay menos energía disponible nadie querrá ceder su parte.

¿CÓMO SE PUEDE EVITAR?

Pues, al margen de lo que pueda negociarse en las altas esferas el ciudadano de a pie, o la empresa, no tiene mucho margen. Lo más seguro es tener energía autosuficiente, o sea, un generador de emergencia que proporcione suministro a la casa o al negocio automáticamente en caso de falta de avería o corte. Hay una gran variedad de modelos disponibles, con distintos combustibles y muy buenas prestaciones. Además, los fabricantes han hecho un gran esfuerzo por crear grupos electrógenos de bajas emisiones y más silenciosos.